Cómo no seguire mis sueños me permitió construir una empresa inicial de 3.2 millones de usuarios

Sigue tus sueños y el dinero fluirá

Levantarse y moler

El sueño es de perdedores. Trabaja duro, juega duro

El éxito requiere estrés

Trabaja hasta que los que te odian pregunten si estás contratando

Las citas motivacionales de empresa en sus inicios están en todos lados.

Aparecen en los feeds de Instagram, las tasas de café y las actualizaciones de estado.

Tal vez incluso tenga uno garabateado en un sticky note. Si es así, no hay problema.

Estos son temas poderosos. Todos quieren sentirse emocionados de lo que están haciendo y creando.

Sabemos que el trabajo duro puede dar resultados. Y renunciar a un trabajo para perseguir el sueño de iniciar una empresa es una idea seductora.

Los medios de comunicación en masa también perpetúan la historia de que si usted logra 80 horas a la semana, siga su pasión y “trabaje duro,” y creará el siguiente Facebook o Amazon.

Puede pasar. Pero esta narrativa empuja a los fundadores a empezar su negocio antes de que estén listos.

También crea una enorme presión (y mal sana) que descarrila a las personas inteligentes y ambiciosas.

Por cada uno de los emprendedores que solo está durmiendo 3 horas al día y está sacando canas prematuramente, quisiera ofrecer una ruta alternativa.

Esta ruta me llevó a crear a Jotform en una de las industrias más competitivas que existen: los formularios en línea. Hasta Google Forms se encuentra en el cuadrilátero y  permanece en ser uno de nuestros más tenaces competidores.

Pero hemos perseverado — por más de 12 años y contando. Somos uno de los jugadores que lleva la delantera, con 10 millones de usuarios y más de 150 empleados, y lo hemos hecho sin pedir un solo céntimo al exterior.

Esta no es una historia de éxito inmediato o de seguir nuestros sueños hasta el tope de TechCrunch. He construido este negocio despacio, al mismo tiempo que he mantenido mi libertad y mi vida personal.

Creo que arrancar es un buen acercamiento para los emprendedores, y quisiera compartir lo que he aprendido a lo largo del camino.

1. Su día laboral no tiene porque ser una molestia

Creé mi primer producto de software en 1999, mientras estaba en la Universidad estudiando ciencias de la computación.

Era un programa gratuito de membresía de código abierto para una página web de estudiantes.

A medida que se volvió popular, las personas empezaron a pagar por las actualizaciones.

Todavía recuerdo la emoción cuando recibí mi primer cheque — por la fabulosa cantidad de $150. Se sintió como un hito. De inmediato creé una versión pagada que empezó a acumular descargas cuando fue mencionada en el boletín informativo SitePoint.

Después de la graduación, pude haberme involucrado de lleno y enfocarme exclusivamente en mi producto, pero no estaba listo. No tenía suficiente confianza.

Soy sorprendentemente una persona que no toma riesgos. No creo que un emprendedor debe ser un soñador sin temores que brinque en sus dos pies, y que le importan poco las consecuencias.

Así que, trabajé como programador para una compañía de medios de comunicación — pero no dejé que mi empleo de tiempo completo me detuviera para mejorar mi producto. Me levantaba a las 6 am, contestaba preguntas de los clientes, y luego me iba a trabajar.

Your day job doesn’t have to be a drag

Me tomó otros cinco años dejar mi trabajo y empezar mi propia compañía — aún si ya tenía un producto que tenía éxito.

Trabajar para otra empresa me enseñó lecciones invaluables acerca de los negocios, la comunicación y los equipos de trabajo.

Y también me pagaban para sumergirme en nuevas tecnologías y pulir mis habilidades de programación.

Su trabajo de día puede en realidad impulsar su negocio. Además de aprender destrezas cruciales, puede tropezar con su GRAN idea — que es exactamente lo que me pasó.

2. Busque los problemas, no la pasión

Cuando trabajé para la compañía de medios de comunicación, nuestros editores siempre necesitaron formularios web personalizados para las encuestas, los cuestionarios, los concursos, y las encuestas.

Era un trabajo aburrido y tedioso — pero era parte del trabajo. Y empecé a pensar, ¿qué tal si automatizo el proceso?

Empecé a imaginar, una herramienta de arrastrar y soltar que hiciera más fácil el agregar campos y construir un formulario, aún si no supiera HTML.

Después que dejé mi trabajo, trabajé en esta idea por seis meses y lancé la primera versión de Jotform en febrero de 2006.

Esto me lleva a un mito que tenemos que deshacer. Muchos emprendedores creen que hay una manera lineal de llegar al éxito, con tres pasos comprobables:

  1. Ignorar los que nos odian
  2. Ganar el coraje para dejar nuestro trabajo
  3. Trabajar 80 horas a la semana para construir nuestro sueño

Dejar nuestro trabajo antes de que haya resuelto su problema claramente solamente le añadirá presión a medida que su efectivo se va por el caño.

Look for problems, not passion

Por ejemplo, Jotform elimina los puntos de fricción (la necesidad de formularios web personalizados) que experimenté de primera mano durante los cinco años que permanecí en mi trabajo.

Sabía que las personas querían este producto. Estaba seguro de que si creaba algo que fuera genial, las personas pagarían alegremente por obtenerlo.

Paul Graham ha estado escribiendo sobre resolución de problemas por años. Él dice que las ideas para empezar una empresa tienen estas tres cosas en común:

  1. Hay algo que los fundadores quieren ellos mismos (Yo quería automatizar los formularios web)
  1. Hay algo que ellos mismos pueden construir (Yo tenía las habilidades de desarrollador y la experiencia)
  2. Y que muy pocos se imaginen que valga la pena realizar (dos competidores salieron justo después de que hice el primer lanzamiento, pero el mercado estaba, de otra manera, sin tocarse).

 No es fácil estar en ese punto triangular donde se cumplen todos los anteriores de manera perfecta, pero siempre vale la pena esperar hasta estar en ese punto.

Para 2005, me dí cuenta que estaba ganando casi el mismo dinero de mi negocio que en mi trabajo de 9 a 5. Ya era tiempo de hacer una pausa.

Dejé la compañía y le dí un vistazo más profundo a mi producto. El software de membresía podía mantenerme a flote con el mínimo esfuerzo. Tenía una pista infinita para trabajar en algo nuevo.

Así que, continué con mi rutina familiar. Le dedicaba tiempo a mis clientes temprano en la mañana y tarde por la noche, y pasaba mis días construyendo Jotform.

3. Evite las presiones de el hipercrecimiento

Crecer orgánicamente es tan subestimado.

Si empieza un negocio al “seguir su pasión”, debe empezar escalando su negocio antes de que sus ahorros o su financiamiento se acabe. El reloj está tickeando — y a medida que pasa el tiempo es más rápido.

Si puede emprender un proyecto que eventualmente lo sostenga, nadie le estará respirando en el cuello o demandando gráficos de crecimiento.

Construir su negocio con clientes reales (en lugar de entregar grandes porciones de su compañía) es difícil, y lleva una gran cantidad de tiempo. Pero, también es menos arriesgado.

Los usuarios votan por usted con su efectivo ganado con su duro trabajo — y el dinero no miente. Es más fácil empezar cuando las personas están anhelando y clamando por utilizar su producto o servicios.

Con Jotform, elegí crecer orgánicamente, un paso a la vez. Regué la voz al mandar blogs por correo electrónico y publicar en foros de tecnología.

No gasté dinero o me esforcé demasiado; solo creí en que a las personas les podría interesar esta manera de hacer formularios.

Al final de mi primer año, unas 15,000 personas se habían anotado para poder utilizar mi producto.

4. Enfóquese en la única métrica que importa

Los emprendedores que empiezan sin ayuda externa como yo creen que los emprendedores deben tener una meta: hacer que su negocio funcione.

¿Qué significa esto? Es simple. Tiene que ganar más dinero del que gasta. En otras palabras, debe ser rentable.

Focus on the only metric that matters

Los medios de comunicación usualmente celebran a las compañías que recaudan millones de dólares y tienen grandes métricas de vanidad, como lo son las adquisiciones de usuarios. Existe el mito de que puede ser rentable después.

Jason Fried y David Heinemeier Hansson lo explican genialmente en su, ahora icónico libro, Rework. Los fundadores de Basecamp se dirigen a las empresas que inician en general, pero yo pienso que las empresas que empiezan sin ayuda externa son la excepción a este mundo de cuentos de hadas donde “las leyes de física de los negocios no aplican.”

Claramente, hay excepciones. Las empresas que inician con capital-extensivo, como el construir una plaza de mercado en línea o abrir un restaurante físico o tienda por departamentos pudiera requerir financiamiento. Los negocios nunca son de talla única.

¿Cuál es mi recomendación? Ignore los unicornios y los cuentos brillantes de inicio y hágalo de su propia manera. Asegúrese de ser rentable desde sus inicios — aún si esa rentabilidad es modesta al principio.

Trabaje constantemente y no se preocupe de “seguir su sueño” hasta que tenga un fundamento sólido.

Para mantenerse rentable, tomé dos decisiones importantes en el primer año de mi compañía:

  1. Me mudé a mi nativa Turquía. Sabía que quería hacer crecer mi empresa y contratar empleados, pero en los EE.UU era demasiado caro.
  2. Contraté a mi primer empleado. Se sintió como un gran salto, pero tenía suficiente dinero como para poder pagar un trabajo de tiempo completo por un año. Sabía que era tiempo, especialmente porque quería crear una versión premium (pagada) de mi producto.

Lanzamos la versión pagada de Jotform en abril de 2007. Solamente recibimos tres peticiones de actualizaciones en el primer día, pero fue increíblemente emocionante.

Las noticias siguieron propagándose, y hacia finales de 2007, teníamos 50,000 usuarios y 500 suscriptores pagados.

Si hubiera estado rastreando métricas de pura vanidad, podría haberme sentido bastante engreído por lo que habíamos logrado. Pero, estaba enfocado en las ganancias.

Sabía que tenía mucho por recorrer. Necesitábamos añadir más usuarios pagados y constantemente hacer crecer nuestra base de suscripciones — y eso es lo que hemos hecho por los pasados 10 años.

5. No tiene por qué regalar grandes porciones de su compañía

Los inversionistas usualmente buscan los negocios que son administrados por co-fundadores con destrezas complementarias. Tal vez una persona es un genio del marketing y la otra tiene una experiencia técnica profunda.

Es por eso que los consejeros de negocios le dicen a las personas que se asocien para poder conseguir financiación.

Los co-fundadores pueden ser geniales, pero los emprendedores pierden su tiempo en la búsqueda de la combinación perfecta, solo porque los inversionistas favorecen a estos equipos.

Esta mentalidad puede llevar a asociaciones malogradas, feas divisiones a lo largo del camino, pérdidas de ingresos — en lugar de mejores productos.

You don’t have to give away a big chunk of your company

Yo casi tuve un co-fundador en Jotform. Un amigo y yo lo hablamos seriamente, pero la asociación no funcionó al final. Está bien. No hay sentimientos dañados, y he estado feliz de haber construido mi compañía en mis propios términos.

Al ganar más de lo que se gasta, puedo contratar personas increíblemente inteligentes para ayudarme, sin tener que entregar la mitad de mi negocio. Es una manera genial de trabajar.

6. Las compañías que empiezan sin ayuda externa pueden minimizar distracciones

Pienso en Jotform todo el tiempo. No es que estoy obsesionado (bueno, quizás un poco), pero amo el producto tanto como el negocio en sí mismo.

Nos aseguramos de que nuestros empleados se encuentren contentos y que nuestra compañía funcione sin problemas, pero el producto siempre está en el centro. Tiene que ser algo que nuestros usuarios utilicen y que amen.

Eso quiere decir que estoy enfocado en el producto, no haciendo construcciones para la siguiente reunión de directores. Respondemos a las necesidades de nuestros usuarios, no para las demandas de los inversionistas o partes interesadas.

A continuación se encuentra otro punto que las personas raras veces consideran: los inversionistas quieren respaldar a los fundadores con resúmenes geniales.

Yo no me gradué de Harvard o MIT. No tuve dos salidas previas exitosas, y no vendí mi producto de membresías a Google. Mi compañía no empezó debido a mis conexiones.

Aún si hubiera querido adquirir dinero VC, no creo que hubiera pasado.

Mi idea tal vez no se miraba grande en papel. También estaba el simple hecho de que no sabía cómo incrementar capital.

Hubiera tardado al menos seis meses en aprender a hallar y presentar mi producto a inversionistas. En lugar de eso, utilicé ese tiempo para refinar mi producto y difundir el mensaje.

Siga su pasión — una vez sea rentable

Follow your passion once you’re profitable

Empezar un negocio no es fácil. No importa qué tan emocionado se sienta, habrá días difíciles y decisiones por delante.

Pero, difícil no quiere decir que sean imposibles.

No hay honor en matarse por un sueño. Empezar pequeño, construir a paso lento y crecer orgánicamente puede prevenir ambas pequeñas crisis e irse en picada.

Trabajar por su cuenta puede liberarlo de las expectativas de otras personas. Por eso los mensajes de “levántate y muévete por tu pasión” son tan poderosos.

Así que, ¿por qué atarse a personas que solo quieren ver ganancias?¿Por qué tomar dinero de terceros y arriesgar masivamente antes de estar preparado?

Aférrese a su libertad.

Mantenga sus expectativas bajo control y siga mejorando.

Tiene el poder para ir avanzando más de lo que pudiera imaginarse — en sus propios términos.

AUTOR
Aytekin Tank es el Fundador y Director Ejecutivo (CEO) de Jotform. Un developer por formación, pero un escritor de corazón, él escribe acerca de su travesía como empresario y comparte consejos con otras empresas. Le encanta escuchar a los usuarios de Jotform. Puede contactar a Aytekin a través de AytekinTank@Jotform.com

Enviar Comentario:

Jotform Avatar
This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Commentar:

Podo CommentSea el primero en comentar.